Aulas y Ventilación - Preguntas Frecuentes

 ¿Habéis remodelado las aulas para adaptarlas al nuevo protocolo?

Sí, además de las medidas organizativas y la incorporación más exhaustiva de medidas higiénicas, se han remodelado y adaptado en lo posible las aulas, aumentando cuando ha sido posible y necesario su superficie, y aumentando los sistemas y mecanismos de aireación, ventilación y renovación de aire.

Se ha minimizado la presencia de objetos diversos, al haber establecido métodos didácticos nuevos, se han eliminado las alfombras para facilitar la limpieza y desinfección.

Buena parte de las instalaciones y equipamiento que ya teníamos, como las sillas con brazo individuales y la disposición perimetral, sin nadie delante de nadie, ya eran adecuadas.

 

¿Cómo garantizáis la ventilación y renovación de aire DURANTE las clases?

Las aulas están dotadas de ventiladores de techo. Se han puesto en funcionamiento en “modo invierno”, de tal manera que aspiran el aire central, y empujan el aire de las paredes (espalda del alumno) hacia delante.

Las puertas de las aulas disponen de apertura con rejilla para garantizar el flujo de entrada de aire nuevo, y existe un mecanismo de extracción activa en una de las aulas, que asegura el flujo de salida del aire caliente de la capa superior, y que garantiza cuatro renovaciones por hora.

En el otro aula se ha realizado un diseño de flujo y renovación pasiva. También se han incorporado aperturas y rejillas inferiores en las puertas de entrada para el flujo de entrada, los ventiladores en funcionamiento “modo invierno”, y una amplia rejilla elevada, del 7 % de la superficie del espacio, para el flujo de salida del aire caliente de la capa superior.

Si se observase unas mayores necesidades que las estimadas, se reforzarían los mecanismos de ventilación y renovación de aire.

 

 ¿Por qué ya no hay libros en papel, ni bolígrafos, ni gomas, etc.?

 

Distancia social. El concepto epidemiológico de distancia no solo implica una dimensión espacial, tantos centímetros o metros de separación, sino también una reducción al mínimo de todo contacto o intercambio que pudiese comportar un riesgo de transmisión.

 

Dos alumnos que intercambien un lápiz, en ese momento y por ese gesto, pasan a estar a una distancia 0, con independencia del lugar concreto y la separación física que mantengan en el aula.

 

El nombre técnico que reciben los objetos que pueden ser transmisores o portadores de agentes contaminantes es “fómites”, y existen serias sospechas de ser una de las vías de propagación del SARS-CoV-2.

 

Aunque sean objetos móviles, debe ser considerados y tratados como todo el resto de las superficies fijas, minimizando su contacto e intercambio entre personas diferentes.